Monumentos

MONUMENTOS Monumento al emigrante. clip para ampliar

 

Iglesia de San Cristobal. Clip para ampliar    El pueblo se asienta en una pequeña y alargada elevación entre el arroyo Grande y el Caganchín. En un extremo se sitúa la iglesia de San Cristobal, muy cerca la calle Rincón del Castillo nos recuerda la vieja fortificación que rodeaba la Villa. El templo es originario del siglo XV y de estilo mudéjar, ejecutado en mampostería y ladrillo de aparejo toledano. El campanario era una de las torres de la Fortaleza Templaria original, así como algunos de sus muros.

El templo ha sufrido múltiples transformaciones a lo largo de la historia así como malas restauraciones, por lo que  lo único que conserva de su aspecto original es su estructura. Está dividido en tres naves, la central mas alta y rematada en un ábside con bóveda de cuarto de naranja. A los pies se sitúa un coro de madera montado en el siglo XVIII y debajo de éste el baptisterio que conserva una pila gótica. La cubierta original era un hermoso artesonado de madera tallada y que desapareció en un incendio en el siglo XIX, posteriormente se sustituyó por otra cubierta también de madera, aunque mas pobre y que fue destruida en el transcurso de la guerra civil. Actualmente la cubierta de las tres naves es un simple cielo raso enyesado y un abovedado en el crucero de las mismas, así como en la capilla del Cristo, situada a la derecha del ábside. A la izquierda se encuentra la sacristía obra añadida posteriormente y que no forma parte de la estructura original y que oculta el ábside semicircular.

En cuanto a la ornamentación interior decir que tanto el retablo mayor, como los muchos que decoraban el templo han ido desapareciendo en distintas épocas, no conservándose actualmente ninguno.

Las tallas también  desaparecieron , conservándose en la actualidad únicamente como pieza de mayor valor artístico un Cristo Yacente del siglo XII. Se trata de una talla románica llegada hasta aquí posiblemente después de la reconquista. Es de madera de pino, cubierta de estuco y policromada al temple, vaciado en la parte posterior ( como la mayoría de las imágenes de esa época) para evitar fracturas al secar. Es de las pocas tallas de Cristo yacente que existen del románico, donde las figuras mas representadas fueron la Virgen con el Niño y el Cristo Crucificado. La imagen se sigue utilizando, saliendo a la calle el Viernes Santo en la procesión del Santo Entierro.

Alguien ha escrito en el foro que esta escultura la realizó el padre de Sebastián, aclaramos que lo que hizo su padre fue la urna donde va metido el Cristo. Esta talla fue escondida durante la guerra al igual que el cristo que coronaba el retablo mayor de la iglesia y aparecieron junto a algunos documentos en un doble muro de la iglesia. Al padre de Sebastián le debemos el altar de corcha, el retablo que sustituyó al original perdido en la guerra y algunos dicen que talló también la Virgen de las Candelas (Ntra. Sra. del Castillo), además de otras obras realizadas en la iglesia.

Por tanto y según los arqueólogos que han examinado la imagen podemos afirmar que se trata de la original, de estilo románico y del siglo XII. Ya de paso anunciamos que el nuevo paso donde procesionaria el Cristo yacente es el mismo que procesionó en Roma a la Virgen de Guadalupe que los caballeros de Guadalupe regalaron al Papa y está bendecido el.

Cristo Yacente. Clip para ampliar.
Stmo. Cristo de la Luz. Clip para ampliar Otra talla interesante es la del Cristo de la Luz, que coronaba el retablo del altar mayor, hoy desaparecido. Desaparecida también durante muchos años, fue vendida y subastada en numerosas ocasiones, ahora se ha localizado y está de nuevo en nuestro pueblo adquirida por un particular. Se trata de un Cristo crucificado del siglo XVIII, de la escuela castellana, tallado en madera y policromado, de reducidas dimensiones. Este Cristo fue donado a la Parroquia por un labrado Vallisoletano.

Se dice que en tiempos de sequía el Santo Cristo era bajado y después de una novena el agua era segura.

Destacamos también la ermita de San Matías, joya de la arquitectura popular, obra remozada en el siglo XVI, de fabrica de sillarejo y levantada sobre un descansadero de la Mesta. Consta de una sola nave, por el costado de la solana hay un bonito pórtico que sirve de refugios a peregrinos y caminantes. Se encuentra a 1 Km. del pueblo y es el centro de la tradicional romería de los Ranchos. Ermita de San Matías. Clip para ampliar

Varias plazas organizan el entramado de casas, unidas todas ellas por una vía hoy partida en varias calles.  Aunque remozado en buena parte, todavía quedan barrios casi intactos: el picocerro y el perchel son los mas representativos, viviendas modestas, pequeñas pero funcionales y orientadas al trajín diario de la actividad agrícola y ganadera. Cada una es un pequeño monumento al esfuerzo y al trabajo , una joya de la arquitectura tradicional de la zona. Todo este mundo está representado en el Museo Etnográfico de la localidad, enclavado en pleno barrio del picocerro. Tambien se puede visitar la colección de esculturas de Benito Marrupe en su propio domicilio.

Barrio del Picocerro Barrio del Perchel
Flecha Olímpica. Clip para ampliar En el Ayuntamiento, situado en la plaza de España, se puede visitar la flecha olímpica original que encendió el pebetero de Barcelona, donada por su creador, el gran maestro de los efectos especiales Reyes Abades, natural de Castilblanco. Podemos visitar también el  monumento al emigrante en la plaza del progreso,  el monumento a Medardo Muñiz, sito en la plaza del mismo nombre, el monumento a "Queco" en el colegio Carlos V, el monumento al Doctor Seco en la misma Plaza o el monumento a la Guardia Civil en la Plaza Rodrigo Martín. 
Monumento al Doctor Seco. clip para ampliar Monumento a "Queco". clip para ampliar Monumento a la Guardia Civil en su centenario. clip para ampliar Monumento a D. Medardo Muñiz. clip para ampliar

Sobre el arroyo Grande podemos visitar algunos de sus  puentes, como el del Boticario y el de Juanito, y también en las inmediaciones del pueblo las fuentes, declaradas bien de interés cultural, de la Encalá, la Nueva y la Vieja, ésta última conserva una losa con inscripciones ilegibles y en su lateral la fecha de 1778. En la fuente nueva existen restos de dos ubicaciones mas antiguas de la misma.

En cuanto a restos de la prehistoria podemos visitar un Dolmen en la finca de "La Parrilla", en el camino de la Isla y un Castro prerromano en la Isla de la Barca.

  Menú Principal