Folklore

FOLKLORE I

 

 

PLEGARIAS AL CRISTO DE LA LUZ

El Cristo de la Luz, talla románica  hoy desaparecida y sustituida por otra imagen, ha sido siempre muy venerado en nuestro pueblo. Cuentan que durante la guerra civil le mutilaron un brazo y la misma persona que lo hizo perdió el suyo en una batalla. Se hacía una novena y cada tarde iban a la iglesia los niños vestidos de angelitos y recitaban versos. En épocas de sequía se bajaba al Cristo de la luz que se encontraba coronando el retablo del altar mayor. Se entonaban entonces las rogativas al Cristo para pedir agua. El último día de la novena se sacaba al Cristo en procesión por las calles del pueblo. En los días siguientes, según los ancianos del lugar, el agua era segura.

 

Cantos que se entonaban en la novena del Cristo.

Santo Cristo de la Luz, / te tenemos en novena,

te piden los angelitos / aguas de la primavera.

aguas por esas cañadas, / aguas por esos lejios,

que se ensecan las cebadas, / las avenas y los trigos.

San Isidro Labrador / sacó agua de una peña,

sácala tú Santo Cristo / para regar nuestra tierra.

Danos agua tú Señor, / aunque no la merezcamos,

que si por merecer fuera / ni la tierra que pisamos.

Canto que se entonaba en la procesión del Cristo el último día de la novena.

Santo Cristo de la luz, / Padre de misericordia

afligidos te pedimos / agua de gracia y de Gloria.

Santo Cristo de la Luz / el de los ojos morenos,

antaño nos remediaste / ogaño será lo mesmo.

De la Castilla te trajo / aquel segador gozoso,

mándanos Señor la lluvia / Cristo de la Luz piadoso.

Hombres, niños y mujeres, / todos te piden a gritos

diciendo por esas calles, / agua Santísimo Cristo.

Agua, agua, repetimos, / agua que nos hace falta,

agua Santísimo Cristo, / agua Reina Soberana.

 

ROSARIO DE LA AURORA

Coplas de la Hermandad de Ntra. Sra. del Rosario, hoy desaparecida, Se siguen interpretando en el rosario de la Aurora en la madrugada del 15 de Agosto. Las coplas se cantan acompañadas de una tambora, se recorren las calles del pueblo antes del comienzo del mismo. Se repiten los dos últimos versos de cada estrofa.

Dictadas por Victoria Rebollo, Nieves Hontanilla y Petra Marrupe.

 

El rosario de por las mañanas

es para los pobres que no tienen pan,

que los ricos están en su cama

guardando el relente de la madrugá.

Un hermano le dice a otro hermano,

levántate hermano, vamos a rezar,

no se pierda lo que tanto vale

por la conveniencia de no madrugar.

Levantaos devotas mujeres,

en vuestras cocinas lo podéis rezar,

el rosario a María la Aurora

si el reino del Cielo queréis alcanzar.

Es María la caña del trigo,

San José la espiga y el niño la flor,

y el Espíritu Santo es el grano,

que allí está metido por obra de Dios.

Sacerdote, ministro de Cristo,

que dices la misa al pie del altar,

que con cinco palabras tan solo,

al Rey de los Cielos haces de bajar.

Allá arriba en el monte Calvario,

hay un desposorio que se puede ver,

se desposa la Virgen María

con el patriarca señor San José.

Allá arriba en el monte Calvario

hay tres azucenas que se pueden ver,

es María la Blanca Paloma,

la Virgen de Nieve y la de Belén.

Mayordoma de la bella Aurora

que te incomodamos por la madrugá,

te levantas, nos das los faroles

y también la estampa con mucha humildad.

Los faroles ya están encendidos,

por falta de gente no pueden salir,

Serafines bajad de los Cielos

que los de la tierra no quieren venir.

 

El rosario sale de la iglesia

va dando la vuelta a todo el lugar,

rodeó María la cabeza,

Jesús, que belleza de hermanos que van.

Si tú vieras los grandes tormentos

que los condenados padeciendo están,

te volvieras una Magdalena

y a los pies de Cristo fueras a rezar.

Jesucristo murió por nosotros

la Virgen María le vio de expirar,

las estrellas se visten de luto

y el sol y la luna se vieron clisar.

El hermano que mas madrugara

cogerá la rosa del santo rosal,

cogerá la corona de espinas

que la bella aurora bordándola está.

San Cristóbal se perdió una tarde,

todos los devotos le van a buscar,

lo encontraron en el paraíso

cortando la rosa del santo rosal.

A la una o las dos de la tarde

pasó san Cristóbal por medio del mar,

con el Hijo de Dios en los hombros,

diciendo: Valedme, Santa Trinidad.

A la puerta de la Macarena

la rueda de un carro y a un niño pilló,

y su madre, triste y afligida,

los escapularios del Carmen echó.

Un devoto del Santo Rosario

por una ventana se quiso tirar,

y la Virgen María le dijo,

detente devoto, por la puerta sal.

De las flores que cortó María

hacemos un ramo que se pueda ver,

cortaremos la blanca azucena,

la rosa mas roja y el verde laurel.

 

LOS SIETE DOLORES DE LA VIRGEN

Coplas que se cantan a la Dolorosa el Viernes de Dolores y el Jueves y Viernes Santo en la procesión.

Dictada por Soledad Gallego

 

1º- Si las dulces palabras del ángel

inundaron de gozo tu alma,

un profeta con fune brecanma

te llenó de amargura y dolor.

Te predigo que aquel que en tus brazos

presentabais al templo piadosa,

en la cima del Golgo taumbrosa,

lo verías morir por su amor.

POR TUS DOLORES,

TEN COMPASIÓN,

PIDE Y ALCANZA

NUESTRO PERDÓN,

NUESTRO PERDÓN.

2º- Si los reyes de oriente adoraron

a Jesús, tierno infante en pobreza,

un tirano con odio y vileza,

degollar los infantes mandó.

Y tu fiel corazón traspasado

las maternas caricias ostentas,

al Egipto, Señora, te ausentas,

con el hijo que al mundo salvó.

POR TUS DOLORES...

3º- ¿Quien es esa mujer, que angustiada,

vacilante y llorosa camina;

quien es esa mujer tan divina,

quien es esa mujer celestial?

Esa triste mujer es María,

que en el templo perdió a su hijo amado,

y en su rostro divino agravado,

la congoja su huella fatal.

POR TUS DOLORES ...

4º- En la calle amargura encontraste

a Jesús, fatigado y rendido,

con la cruz de sayones, seguido,

que lo llevan a crucificar.

Un dolor tan profundo penetra,

Virgen, madre, en tu pecho amoroso,

que tendiendo tus brazos piadosos,

"Hijo", solo pudiste clamar.

POR TUS DOLORES ......

 

Ntra. Sra. de los Dolores de Castilblanco.

5º- En la cruz, de tres clavos pendiente,

ves clavado a tu hijo, María,

que inocente y sin culpa moría,

por salvar al pobre pecador.

Ese cuadro tan triste Señora,

con mirada angustiosa contemplas,

y tu alma anegada se encuentra,

en el mar de tan grande dolor.

POR TUS DOLORES, ...

6º- Cuando muere tu hijo querido,

y lo bajan de la cruz sagrada,

en tus brazos, triste y desolada,

lo recibes llena de dolor.

Al mirar aquel sol de justicia,

denegrido y de sangre cubierto,

el autor de la vida, ya muerto,

se desgarra tu fiel corazón.

POR TUS DOLORES, ...

7º- Hijo mío, exclamaba quien pudo,

contemplar tan terrible martirio,

quien al ver de su madre el delirio,

darle muerte intentara el traidor.

Del sepulcro la losa le oculta,

a esos ojos que anegase en llanto,

sola quedo, hijo mío, y por tanto

sola espero morir de dolor.

POR TUS DOLORES,

TEN COMPASIÓN,

PIDE Y ALCANZA

NUESTRO PERDÓN.

 

LAS SIETE PALABRAS

Antiguas coplas que se cantaban el día del Viernes Santo durante los oficios.  Tradición oral. Dictada por Emiliana Luengo Naveso.

Viernes Santo, ¡qué dolor!, / espiró crucificado,

Cristo nuestro redentor / mas antes dijo, angustiado,

siete palabras de amor.

La primera fue rogar / por sus propios enemigos;

¡OH caridad singular!, / de cuantos fueron testigos

mucho les hizo admirar.

La segunda, un ladrón hizo / su petición eficaz,

la que a Cristo satisfizo / diciéndole: - Hoy serás

conmigo en el paraíso.

A su Madre la tercera / palabra le dirigió,

diciéndole recibiera / por hijo a Juan, y añadió,

que por madre la tuviera.

La cuarta a su Padre amado / dice con afecto pío:

- Todo lo profetizado / dijo al Eterno: -Dios mío,

¿porqué me has abandonado?.

La quinta estando sediento / por hallarse desangrado,

dijo casi sin aliento: / - Sed tengo, y allí fue dado

hiel y vinagre al momento.

En su cuerpo llevó nuestro pecado, / sobre el madero,

para que muertos al pecado, / nosotros viviéramos

Todo está acabado.

¡ Padre Mío!,  / en tus manos me pongo,

ya llegó la hora, / oscuridad y silencio,

a Ti, mi Espíritu encomiendo.

 

 

 

 

 

 

 

  Menú Principal